Search
Wednesday 17 July 2019
  • :
  • :

UNA NUEVA OPORTUNIDAD

La hermana Martha Noguera Zeledón llevaba poco más de un año sin congregarse. Una noche comenzó con un cuadro alérgico que no le dejó conciliar el sueño. Un día nuevo de trabajo, después de la jornada matutina, continuaba con el escozor en el cuerpo sin motivo aparente. Se dirigió luego por la tarde a su segunda jornada laboral y fue allí, cuando el escozor se intensificó y comenzaba a presentar pequeñas laceraciones, por todo el cuerpo, con lo que se dirigió al centro de atención primaria, allí la atendieron y le aplicaron un antihistamínico, con lo que se le complicó aún más el cuadro y fue trasladada rápidamente al Hospital de Terrassa en una ambulancia, con las sirenas puestas por el grado de complicación. Al llegar los médicos la tenían en observación, pero como la sala estaba llena estaban atendiendo a los casos que presentaban mayor grado de urgencia.
La Hermana Martha acompañada por una familiar, que comenzó a notar que presentaba cambios físicos en su rostro, se acercó al médico y les comunicó que ella estaba cambiando de aspecto y que nunca la había visto así, con lo que éste se
acercó a ella y al verla inmediatamente pusieron mano sobre ella y comenzaron a suministrarle en el canal del suero medicamentos toda la noche hasta el amanecer. A media madrugada la hermana Martha empeoró presentando médicamente un shock anafiláctico con lo que le informaron a la hermana que le tenían que suministrar de urgencia una adrenalina. Pero no se le aseguraba que con eso se iba a mejorar, abría que esperar la reacción de su organismo.Por lo que la hermana que la acompañaba, le sugirió en ese momento que orara y que se pusiera a cuenta con el Señor y que le pidiera perdón por sus pecados. La hermana la acompañó en oración y esperaron la voluntad del Señor.

El Señor en su infinita misericordia le dio otra oportunidad, y la dejó vivir. A la mañana siguiente la hermana fue dada de alta del Hospital pero en observación de alto riesgo y el médico le aconsejó que si dentro de las próximas 72 horas comenzaba a presentar un cuadro similar, tenía que inmediatamente presentarse en el Hospital. El mismo día por la noche volvió a presentar los mismos síntomas. Acompañada en su domicilio por varias hermanas comenzaron a orar y a clamar al Señor, por lo que las oraciones fueron contestadas de inmediato restableciéndola a su normalidad. Le dieron la orden exhaustiva de una serie de exámenes que hasta el día de hoy no le han dado el alta médica, los análisis que le han practicado, todos han sido negativos. Por lo cual se demuestra que sólo fue una manera de demostrarle a la hermana Martha que Dios tiene el dominio y control sobre su vida, y que le dio una nueva oportunidad de buscarle y de servirle, a como a El le agrada, “en Espíritu y verdad”.

Después de eso la hermana escuchó por una radio local un programa producido por la obra del Movimiento Misionero Mundial de Terrassa que está a cargo de los Pastores Francisco De Los Santos y Estela Brito de De los Santos y desde entonces asiste fielmente a todos los cultos y las actividades que la obra realiza.